(+34) 931 140 617 · (+34) 711 775 199 info@ecofrog.es

Consejos para ahorrar en el recibo de la luz

12 Jun 2018 | Limpieza del hogar

La factura eléctrica subirá estos meses un 26 % -o cerca de 14 euros en términos absolutos- frente al mismo mes del año pasado para un consumidor medio acogido a la tarifa regulada o precio voluntario al pequeño consumidor (pvpc), donde están unos 12 millones de hogares.

Unos precios máximos que han coincidido con una ola de frío que ha llevado los termómetros a mínimos en España y disparado el consumo eléctrico en medio de un intenso debate social y político. Así que manos a la obra y vamos a intentar que nuestros consumos no suban  todavía  más con algunas recomendaciones.

El Ministerio de Industria y la Organización de Consumidores dan una serie de consejos prácticos para ahorrar en la factura de la luz.

  • Ajustar la potencia. Buena parte de lo que pagas en tu factura es la potencia contratada, cada 1,15 Kw de potencia suponen casi 50 euros al año. Por eso es fundamental controlar cuánta potencia contratas.
  • Una tarifa con Discriminación Horaria es la mejor manera de ahorrar para casi todos los hogares. Te interesa si eres capaz de concentrar al menos el 30% de la luz que consumes en horario valle (desde las 22 horas hasta las 12; desde las 23 a las 13 en verano). Los hogares que no tienen esta tarifa consumen de media un 50% en horario valle, por lo que sin esfuerzos adicionales podrían ahorrar 80 € al año en su factura de la luz.
  •  No dejes el televisor en modo “espera” (stand by). Conecta todos los equipos (televisores, dvd, tdt…) asociados a un “ladrón” o base de conexión múltiple. Te será más sencillo apagarlo y podrás conseguir ahorros superiores a 40€ anuales.
  • Ajustar el gasto en calefacción. Una temperatura en casa de 19ºC a 21ºC es razonable. Por la noche es mejor que en los dormitorios baje un poco: entre 15ºC y 17ºC. Cada grado de más supone un incremento del 7% en el consumo. Los radiadores deben estar limpios y sin muebles que los tapen (dificulta la difusión del aire caliente). Los radiadores tienen que purgarse al comienzo de la temporada, en otoño, para que no tengan aire dentro (dificulta la transmisión de calor desde el agua al aire exterior).
  • En los meses de verano, fija la temperatura de refrigeración en 26º. Un ventilador, preferentemente de techo, puede ser suficiente para mantener un adecuado confort.
  • Cuando enciendas el aire condicionado, no ajustes el termostato a una temperatura más baja de lo normal: no enfriará la casa más rápido y se provoca un consumo excesivo e innecesario.
  • Las pantallas de los ordenadores es el elemento que más energía consume, siendo recomendable el uso de pantallas planas para un mayor ahorro energético.
  • Optimiza el uso de sus aparatos eléctricos. Por ejemplo, si tu tostadora es de dos ranuras ponla siempre con dos tostadas.
  • Aprovecha el calentamiento de la plancha para planchar grandes cantidades de ropa de una vez.
  • Para ahorrar energía, es recomendable centrifugar la ropa antes de meterla en la secadora.
  • En el lavado, aplica programas de baja temperatura, consumen menos al reducir la energía utilizada en el calentamiento del agua.
  • Valora la alternativa de instalar el sistema EcoFrog, un aparato que se conecta a la lavadora, respetuoso con el medio ambiente y destinado al uso doméstico. Se trata de un método sorprendente y eficaz para el lavado de ropa en agua fría que incorpora la exclusiva tecnología y acción del oxígeno activo y que supone un ahorro económico de 1.000 euros anuales en concepto de suministro eléctrico, detergente, suavizante y productos de limpieza en general.
  • No introduzcas alimentos calientes en la nevera. Si los dejas enfriar fuera ahorraras energía. Limpia, al menos una vez al año, la parte trasera del aparato.
  • No abrir el horno innecesariamente para revisar la comida. Cada vez que se hace se pierde un mínimo del 20% de la energía acumulada.
  • Apagar el horno antes de finalizar la cocción: el calor residual será suficiente para acabar el proceso.
  • Limpia el filtro del lavavajillas y revisa los niveles de abrillantador y sal. No es necesario aclarar la vajilla antes de meterla en el lavaplatos, sólo retirar los restos sólidos, pero si la aclaras, utiliza agua fría.

Consejos para ahorrar en el recibo de la luz

30 Ene 2017 | BLOG, Limpieza del hogar

La factura eléctrica subirá estos meses un 26 % -o cerca de 14 euros en términos absolutos- frente al mismo mes del año pasado para un consumidor medio acogido a la tarifa regulada o precio voluntario al pequeño consumidor (pvpc), donde están unos 12 millones de hogares.

Unos precios máximos que han coincidido con una ola de frío que ha llevado los termómetros a mínimos en España y disparado el consumo eléctrico en medio de un intenso debate social y político. Así que manos a la obra y vamos a intentar que nuestros consumos no suban  todavía  más con algunas recomendaciones.

El Ministerio de Industria y la Organización de Consumidores dan una serie de consejos prácticos para ahorrar en la factura de la luz.

  • Ajustar la potencia. Buena parte de lo que pagas en tu factura es la potencia contratada, cada 1,15 Kw de potencia suponen casi 50 euros al año. Por eso es fundamental controlar cuánta potencia contratas.
  • Una tarifa con Discriminación Horaria es la mejor manera de ahorrar para casi todos los hogares. Te interesa si eres capaz de concentrar al menos el 30% de la luz que consumes en horario valle (desde las 22 horas hasta las 12; desde las 23 a las 13 en verano). Los hogares que no tienen esta tarifa consumen de media un 50% en horario valle, por lo que sin esfuerzos adicionales podrían ahorrar 80 € al año en su factura de la luz.
  •  No dejes el televisor en modo “espera” (stand by). Conecta todos los equipos (televisores, dvd, tdt…) asociados a un “ladrón” o base de conexión múltiple. Te será más sencillo apagarlo y podrás conseguir ahorros superiores a 40€ anuales.
  • Ajustar el gasto en calefacción. Una temperatura en casa de 19ºC a 21ºC es razonable. Por la noche es mejor que en los dormitorios baje un poco: entre 15ºC y 17ºC. Cada grado de más supone un incremento del 7% en el consumo. Los radiadores deben estar limpios y sin muebles que los tapen (dificulta la difusión del aire caliente). Los radiadores tienen que purgarse al comienzo de la temporada, en otoño, para que no tengan aire dentro (dificulta la transmisión de calor desde el agua al aire exterior).
  • En los meses de verano, fija la temperatura de refrigeración en 26º. Un ventilador, preferentemente de techo, puede ser suficiente para mantener un adecuado confort.
  • Cuando enciendas el aire condicionado, no ajustes el termostato a una temperatura más baja de lo normal: no enfriará la casa más rápido y se provoca un consumo excesivo e innecesario.
  • Las pantallas de los ordenadores es el elemento que más energía consume, siendo recomendable el uso de pantallas planas para un mayor ahorro energético.
  • Optimiza el uso de sus aparatos eléctricos. Por ejemplo, si tu tostadora es de dos ranuras ponla siempre con dos tostadas.
  • Aprovecha el calentamiento de la plancha para planchar grandes cantidades de ropa de una vez.
  • Para ahorrar energía, es recomendable centrifugar la ropa antes de meterla en la secadora.
  • En el lavado, aplica programas de baja temperatura, consumen menos al reducir la energía utilizada en el calentamiento del agua.
  • Valora la alternativa de instalar el sistema EcoFrog, un aparato que se conecta a la lavadora, respetuoso con el medio ambiente y destinado al uso doméstico. Se trata de un método sorprendente y eficaz para el lavado de ropa en agua fría que incorpora la exclusiva tecnología y acción del oxígeno activo y que supone un ahorro económico de 1.000 euros anuales en concepto de suministro eléctrico, detergente, suavizante y productos de limpieza en general.
  • No introduzcas alimentos calientes en la nevera. Si los dejas enfriar fuera ahorraras energía. Limpia, al menos una vez al año, la parte trasera del aparato.
  • No abrir el horno innecesariamente para revisar la comida. Cada vez que se hace se pierde un mínimo del 20% de la energía acumulada.
  • Apagar el horno antes de finalizar la cocción: el calor residual será suficiente para acabar el proceso.
  • Limpia el filtro del lavavajillas y revisa los niveles de abrillantador y sal. No es necesario aclarar la vajilla antes de meterla en el lavaplatos, sólo retirar los restos sólidos, pero si la aclaras, utiliza agua fría.